Just another WordPress.com site

Posts tagged “Lector Huella Digital

Desde Cárceles Hasta Bancos Con Los Sistemas Biométricos

Sistemas biométricos es un término que cobija a los mecanismos y estrategias que se usan a los fines de validar o establecer la identidad de una persona. Así las cosas, los chequeos de las huellas, que hacen los investigadores forenses, y los lectores de la huella, usados en bancos, son ejemplos de dichos sistemas.

A pesar de que los sistemas de validación o establecimiento de la identidad llevan muchísimos años en circulación –algunos hablan de siglos-, son los mecanismos más modernos los que llaman la atención de muchos en el momento. Y es que gracias a estos mecanismos los procedimientos que antes tomaban algunas semanas se pueden hacer en cuestión de segundos y a veces hasta en menos tiempo. De hecho, algunas tecnologías de validación biométrica pueden entregar resultados en menos de un segundo.

Tal vez alguien se pregunte por qué es importante comprobar la identidad de una persona en poco tiempo, y para explicar por qué vale la pena ver el siguiente ejemplo: a un banco llega una persona con el documento de identidad y la tarjeta de retiros y retira una gran cantidad de dinero, pero resulta que dicha persona no era la dueña del nombre presente ni en la tarjeta ni en el documento. Los sistemas biométricos, como un lector de la huella, en estos casos pueden ayudar a confirmar la identidad. ¿Cómo? Primero registrando la información de la huella digital de cada usuario, para luego compararla cuando se haga una transacción. Así, cada vez que se haga un retiro se le pide a la persona que suministre su huella y de haber correspondencia con la muestra inicial se da vía libre a la transacción.

Aparte de los bancos los sistemas de biometría también pueden ayudar en lugares como prisiones, en las que hay que verificar la identidad de cada interno casi que para todo: para control de visitas, para suministro de medicinas en casos particulares y para evitar fugas. De hecho, en el momento es notable el número de prisiones en las que se hacen escaneos de patrones oculares a visitantes, trabajadores e internos; a fin de evitar sorpresas desagradables. En estos casos es importante indicar que los sistemas biométricos del iris o la retina son igual de efectivos a los de las huellas digitales, por lo que cada vez se producen y se usan más lectores de patrones oculares. Además, estos lectores no requieren de contacto físico y ello es una ventaja en situaciones como las de las cárceles.

Advertisements

Los Códigos Para Una Identificación Remota

Los mecanismos de identificación remota, desde sus primeras versiones, han sido importantes en ambientes comerciales, a los fines de tener orden y seguridad. Nos explicamos, los sistemas como códigos de barras revolucionaron totalmente la manera en que lugares como tiendas y supermercados funcionaban, al dar mayor velocidad y precisión a procedimientos de compra, de venta y de almacenamiento. Un código de barras es una etiqueta que, al fijarse a un determinado elemento, aporta la información de este a fin de darle un mejor manejo.

Cuando se compra algo en algún almacén, el cajero o la cajera toma el producto y hace que su código de barras quede frente a un lector, el cual toma la información del producto, la envía a un sistema de cómputo que muestra el precio del artículo y va haciendo sumas a medida que a más productos se les someta a este procedimiento. Si bien este en un sistema que no parece muy sorprendente, es importante recordar que en el pasado las compras eran procesos más lentos en las que el precio de cada producto a ser comprado se digitaba de forma manual y esto, aparte de tomar tiempo, era propenso a los errores.

Los sistemas de identificación remota, como los códigos de barras, también ayudan en el almacenamiento, puesto que con ellos se eliminaron los procedimientos que requerían de mucho papeleo. Por ejemplo, en el pasado hacer un inventario requería de conteos manuales y de muchas anotaciones, pero con los códigos de barras basta usar un lector para registrar en una planilla electrónica a cada elemento.

Como se puede ver, los códigos de barras han desempeñado un papel fundamental, al optimizar de forma notable procesos de mucha importancia. No obstante, estos códigos tienen algunas limitaciones como la necesidad de contacto visual entre etiquetas y lectores o la poca capacidad de almacenamiento de las mismas. Además de esto, muchos códigos de barras pueden borrase o romperse con facilidad y así quedan completamente inútiles. Todos estos problemas llevaron a muchas personas y organizaciones a buscar un reemplazo para estos códigos, el cual ya existe, es muy interesante y ha venido causando mucho revuelo.

La RFID, o identificación por radiofrecuencia, presenta hoy etiquetas con mayor capacidad de almacenamiento, más resistentes y más fáciles de leer. Asimismo, la RFID presenta lectores que no requieren de contacto visual o físico con las etiquetas y con ello es fácil superar los inconvenientes que los códigos de barras nunca pudieron superar.


El Discernimiento De Los Relojes Biométricos

Los relojes biométricos son mecanismos que tienen un lector que valida la identidad de las personas, lo cual se da al examinar alguna parte de la anatomía humana. En este aspecto es importante indicar que no cualquier parte del cuerpo humano sirve para una validación biométrica, ya que se requiere analizar alguna cualidad que sea única en cada persona como los valles y crestas de las huellas digitales, los patrones oculares, la geometría del rostro y las venas, solo por mencionar algunos casos.

Gran número de relojes de biometría se basa en los análisis de las manos, en los que se puede hablar de las huellas dactilares, la palma de la mano y las venas. Estas cualidades son analizadas por un lector que crea una plantilla que queda almacenada en la base de datos del sistema; a este procedimiento se le conoce como de registro y es necesario para la posterior validación. Ya en la validación, el lector vuelve a confrontar la misma cualidad y cuando se da una correspondencia positiva se habla de una confirmación de la identidad.

Una vez validada la identidad de una persona, los relojes biométricos de control toman nota de la hora a la que se da dicha validación y con ello se crean reportes de asistencia. Con esta posibilidad no extraña que estos relojes de biometría sean muy usados en empresas, para tomar un registro de la hora de comienzo y finalización de tareas de cada empleado. En estos casos se puede implementar un sistema automático para el conteo de horas y la liquidación de nómina, en el que se requiere de menor intervención humana, con lo que se pueden mejorar procesos importantes en términos de rapidez y exactitud.

Aparte de la posibilidad de mejorar las labores para la liquidación de nómina, los esquemas de validación biométrica mejoran otras cuestiones al interior de las empresas. Por ejemplo, como se trata de sistemas que identifican a las personas, permiten asegurar que a determinadas dependencias o departamentos solo ingresan las personas que debiesen. Del mismo modo, al poder confirmar la identidad de cada persona, con una precisión no posible en otros sistemas, los esquemas de biometría no permiten que haya fraudes a la asistencia mediante suplantación o robos de identidad.

Por último, también vale la pena decir que los relojes biométricos también se usan bastante hoy en lugares como colegios y universidades, en los que han sido determinantes para aumentar el rendimiento académico y para evitar ciertos inconvenientes.